Origen:

Inglaterra

Estándar racial:

Ovino de talla grande, de conformación musculosa, de cuerpo largo y alto. Vellón de lana blanca y pelo negro en cabeza y patas. Sin cuernos ni tocones, de cabeza negra y larga con una buena cubierta de pelo, hocico moderadamente fino y libre de arrugas —un pequeño mechón de lana blanca en la frente no es objetado—. Las orejas deben ser largas y bien definidas, negras y de textura fina, ojos llenos y brillantes.

De cuerpo moderadamente largo y bien asentado —en los machos tiene mayor fortaleza—, con hombros suaves y bien balanceados. Pecho profundo y bien definidos. Espalda larga, nivelada y con una buena cubierta de carne. Cola amplia y bien implantada, costillas largas y bien extendidas. Patas rectas y negras con huesos planos y de buena calidad, cubiertas de lana hasta la rodilla y corvejones, limpias hacia abajo. Las piernas deberán ser fuertes y bien aplomadas, largas y musculosas.
Vellón denso y libre de fibras negras. Vientre bien cubierto con lana. Piel fina, suave y de color rosado. Evitar corvejones remetidos y malos aplomos