Origen:

Nueva Zelanda

Estándar racial:

El ovino de esta raza debe dar la impresión de un animal de gran vigor y constitución propia de una raza de doble propósito —carne y lana—, es decir, con cuerpo bien constituido y un vellón extenso y pesado. Cabeza amplia carente de cuernos para ambos sexos, orejas de tamaño mediano y cubierta de pelos blancos. Las mucosas de conjuntivas, nariz y labios preferiblemente oscuras. Cabeza de vellón abundante, con cara limpia de lana, con pelos blancos y suaves.
La cobertura de los miembros tanto adelante como atrás, debe ser de igual extensión llegando hasta las pezuñas, las cuales serán preferiblemente oscuras, algunas con líneas claras. El vellón debe cubrir todo el cuerpo con excepción de las babillas y axilas. Mechas relativamente largas, densas y con ondulaciones pronunciadas y proporcionales a la finura de la fibra. La lana es blanca con un diámetro de 26 a 30 micrones de acuerdo con la escala uruguaya o las finuras Cruza 1 y 2, en la escala Bradford es de 56’ s a 50’ s. En los machos se tolera un grado más fuerte pero conservando su finura.
Evitar corvejones remetidos y malos aplomos. Evitar animales carentes de tupe y animales con presencia de lanas oscuras (marrón o negra).